Memoria del fuego

image

Historia de un instante

El descubrimiento
Un día cualquiera, el deseo me invadió por dentro. Sin compasión, con saña, sin que la cordura de la moralidad ajena pudiera evitar que cayera en su deliciosa tela de araña.

El instinto
Una fuerza incontrolable procedente del milagro del universo despertó en mí el insisto de amar: el amar de los cuerpos. Un instinto ancestral que todos llevamos en nuestro interior, grabado a fuego.

El fuego
Ardieron en mí todos mis sistemas conscientes de control, en un desgarrador ardor de luz y pasión.

La luz
Desde la oscuridad protectora de mi caverna platónica de la razón, la luz cegadora del deseo encendió mis más terribles miedos.

El miedo
La luz del deseo me hizo temblar de incertidumbre y miedo. Porque nada tememos más que descubrir qué se esconde en el interior de nuestros avernos.

La pasión
Una lucha titánica me dio la razón pero la pasión me desarmó en un momento. El deseo tomó las riendas de mi cuerpo.

Las cuatro paredes
La fuerza sobrehumana del deseo nos atrapó a las dos en aquella habitación cerrada. Y rendidos en cuerpo y alma, nos entregamos a los embrujos del amor de los cuerpos y las ganas.

Los labios
Tus labios susurraron infinitamente mi nombre. Y su letanía despertó en mí una voracidad sexual desde hacía tiempo aletargada.

Los oídos
Las voces silenciosas del deseo ensordecían el clamor de aquella habitación vacía. Pero la dulce melodía que el deseo entretejía logró acallar el remordimiento de nuestras azarosas vidas.

La espalda
Al recorrer con tus dedos mi espalda, descubriste el mapa estelar desplegado entre mis hombros y el despertar de mis nalgas. Una carta esférica que nos llevaría en una bola de fuego, imparable a través de mares y cielos, hasta más allá de los confines del universo.

La cabellera
Mi melena negra enmarañada desplegó su espesor y formó un lecho de evasión y de fuego para que yaciéran a su abrigo nuestros cuerpos.

Los pechos
Mis pechos ardiendo se deshicieron en tus besos, como vulnerables dunas del desierto, como arena dorada barrida por el viento, como preámbulo del sueño de una caótica explosión.

Las manos
Mis manos sabias, ligeras, se enredaron entre tu cuerpo, desabrochando uno a uno cada botón de acero de tu ya desbocado deseo.

Las caderas
Tus manos pequeñas sucumbieron al embrujo de la marejada de mis caderas. Aferradas a mi cintura, me arrojaste enardecido sobre la calma endiablada de mi negra melena.

Los muslos
Mi canto de sirena te movía irremisiblemente a desvelar impaciente el secreto que alberga mi cuerpo entre las piernas.

Los sexos
Rendido al pie de mi montaña, tu mirada desataba en mi sexo un mar de ganas. Mis labios ardientes te llamaban. Tu boca se diluía en llamas y te entregabas al dulce vino de mi pasión enajenada.

Los gemidos
Ebrio de deseo, todo tu cuerpo se erigió ante mí como un gigante de fuego. Gemí de pánico y anhelo porque tu sexo erguido ardiera en mi sexo.

La locura
Te abalanzaste sobre mi cuerpo como un coloso en llamas. Embestiste mi sexo con un ritmo descabellado. Perdí el control del momento. Floté a merced de tu fuerza en la nada.

El tiempo
Tu fuego en colisión con mi mar de ganas provocaba la implosión del deseo del alma. La teoría del caos. La deconstrucción de la cordura. El relativismo de la identidad soñada. La búsqueda del tiempo perdido. La utopía jamás hallada.

Iron Maiden – Wasted Years

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s