Soy Imborg, la guerrera

Imborg - Laurel Burch

¿Me recuerdas? Soy Imborg, la guerrera. Reina heredera de las tribus cilúrnigas. Guerrera osada e implacable, quien con furia y con rabia encomiable plantó batalla a la Roma inexpugnable, hasta rendirse exiliada en Bretaña, con el auxilio de la rebelde Galia.

Cierra los ojos. Recuerda… En Noega, nuestro castro cilúrnigo, venías a mi lecho cada noche y me hacías el amor frente al mar del norte. Allí me amabas sin tregua, sin esperanza, sin reproche.

Tu presencia se materializaba entre las sombras sin voces. Y tu cuerpo desnudo despertaba en mi sexo un deseo incontenible, anhelante de goce.

Te abatía insaciable sobre mi lecho de piel de asturcón, dominando tu cuerpo a horcajadas. Tu cuerpo se entregaba a mis juegos. Nuestros cuerpos desnudos, machihembrados, ebrios de deseo, ebrios de piel y de pasión.

Reinaba así sobre ti. Yo, Imborg, la guerrera. Tú te rendías a mí, cautivo entre mis piernas. Mis caderas bailaban una danza tribal, recreando la lujuria de una batalla infernal. Tu falo erecto ardía cual lanza enemiga en mi sexo. Tus manos buscaban ansiosas mis pechos, enervados de deseo. Mi ritmo lascivo vaciaba de ansias tu sexo. Yacías vencido bajo mi cuerpo cada anochecer. Sobre mi lecho, rendido, me amabas cada noche hasta el amanecer.

Suéñame ahora. ¿Me recuerdas? Soy Imborg. Imborg, la guerrera.

Carl Orff – Carmina Burana, Fortune plango vulnera

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s