Geométrica de los sentidos

image

En geometría euclidiana, la distancia espacial más corta entre dos puntos es la línea recta. En la geometría de los sentidos, la distancia sexual más corta entre dos cuerpos es un recorrido laberíntico a lo largo de la intersección de dos instintos.

Al igual que la línea recta, la atracción sexual de dos cuerpos es un concepto apriorístico, ya que su definición parte de la descripción de las características de otros elementos símiles y extrínsecos. El roce de unos labios en la memoria. Una mirada intensa surgida de la nada. El movimiento instintivo de una mano indecisa atraída por el otro sexo, el mío.

Tal y como la paradoja de la dicotomía de Zenón constata la desaparición de la recta al dividirla en puntos, la atracción sexual se desbarata al intentar describir cada uno de esos procesos mentales que llevarán a la irremediable pérdida de control, sin aparente explicación ni sentido. El número de puntos recorridos y de tiempo invertido es infinito; pero su suma es finita. No cabe contradicción. Por tanto, así como la piedra llegará al árbol desde la mano de Zenón, dos cuerpos que se atraen sexualmente llegarán al vórtice del fuego de los sentidos y al orgasmo fatal que hará que tras la explosión final vuelvan a perderse en sus intrincados caminos, para volver a buscarse de nuevo eterna e irremediablemente, víctimas de su sino de continua atracción.

Continue reading

Advertisements