La paloma kantiana

Onshore

Barruntaba Borges que «todos los hombres nacen aristotélicos o platónicos. Ello equivale a declarar que no hay debate de carácter abstracto que no sea un momento de la polémica de Aristóteles y Platón».

Quizá la polémica esté obsoleta, o quizá no. Quizá no existan ya hombres platónicos o aristotélicos, sino todo lo contrario. Quizás podamos vivir en el mundo platónico de las ideas y los conceptos a través del mundo de los sueños; y al mismo tiempo, jugar con la plasmación de esas ideas materializándolas en el mundo real. Ambos mundos conviven en cada uno nosotros, por mucho que a muchos les cueste aceptarlo.

Continue reading

Advertisements