Boudica y el nudo gordiano

image

El tiempo es una magnitud física de medición de acontecimientos en cuanto a su duración o separación, desde el punto de vista de un observador: yo. Yo establezco mi tiempo con los sentidos o con el corazón. El tiempo me permite establecer un orden de sucesos: un pasado y un futuro, porque para mí, observador, siempre es hoy. Según la mecánica relativista, el presente es siempre relativo al observador, con una única excepción…, el deseo entre tú y yo.

Mi nombre es Boudica. Soy reina guerrera de las tribus icenas, en lucha perpetua contra el invasor. Mi memoria es eterna, sin futuro ni pasado. Soy inmortal, pero solo existo a tu lado. Viva y muerta sobrevivo y sobremuero con un solo deseo: desatar el imposible nudo gordiano que se enreda entre tu sexo, tu razón, tu alma, tus dedos. Solo si lo desato te tendré, serás libre, te amaré. Si lo parto con mi espada en dos, te destruiré y el amor se me escapará como arena entre las manos. Tu amor es un nudo gordiano.

Hoy recuerdo tu cuerpo atrapado entre mis piernas. Aún siento dentro tu orgasmo. El pasado no regresa, es un tiempo interpretado. Hoy no existe el pasado. Siempre es hoy.

Te sueño dentro, muy cerca. Mis dedos invocan tu falo. Un grito futuro de éxtasis recreado. El mañana nunca llega, es un tiempo imaginario. Hoy mañana no ha llegado. Siempre es hoy.

Tus manos en mis caderas. Tu sexo atrapado en mis manos. Mis caderas desafiando tus fuerzas. El futuro y el pasado. Siempre hoy. Hoy tu amor es mi nudo gordiano.

Continue reading

Advertisements