El diccionario de los dioses

image

N. del A.: El presente diccionario se remite a hechos que ocurrieron en el futuro. Por lo tanto, puede leerse comenzando por el principio, o futuro, y acabando por el final, o presente. O viceversa. Incluso, como los hechos aún nunca ocurrieron, pueden leerse los términos aleatoriamente.

El reino de los dioses
Existió en un futuro muy lejano un reino gobernado por los dioses. Éstos sufrían recelosos la búsqueda insaciable del conocimiento, el placer de los sentidos, el amor, el deseo, y la feliz mortalidad, solo propios del hombre.

El engendro hombre-mujer
Una noche cualquiera, decidieron los dioses unánimes aniquilar a todos los mortales, dejando sobre la faz de la tierra a un único ser sobre el cual revivir eternamente sus necias envidias: un engendro medio hombre, medio mujer, que se amaba a sí mismo y buscaría insaciable su propia verdad hasta la hora de su muerte.

El hombre y la mujer
Sin embargo, la envidia de los dioses desgarró un día con ira el engendro, separando de cuajo al hombre de la mujer. A partir de su separación, el hombre y la mujer vivieron condenados a buscarse, mientras los dioses jugaban a evitar que se reencontraran y volvieran a poseer un único corazón.

Septrión
La mujer, Mariadna, ciega, fue enviada por los dioses a Septrión, la tierra donde el sol no calienta y la soledad quema.

Meridión
El hombre, Oblivio, sordo, fue arrojado por los dioses a Meridión, la tierra donde el sol abrasa y la soledad hiela.

Continue reading

Advertisements