El amante de la China del Norte

Klee

Te arrastré hasta mis brazos, una noche de muerte. Y te abrasó mi lujuria, mi arrebato demente. Mi amante de la China del Norte, me amaste de repente.

Me bebí a besos tus miedos de tus lágrimas calientes. Y apagué tu dolor de niño de tus deliciosos ojos verdes.

Me sacié de tu cuerpo, tan grande, tan fuerte. Y me llenaste de placer y fuego, mi hombre-lobo insurgente.

Continue reading

Advertisements