La Torre de Babel

image

Todos podemos ser multilingües. El multilingüismo es una capacidad intrínseca al ser humano. No innata sino adquirida. El aprendizaje de los idiomas desarrolla el lóbulo frontal del cerebro, en el área de Broca, permitiendo la adquisición de habilidades que van más allá de la mera comunicación oral o escrita, como son el entendimiento del lenguaje corporal, del simbolismo o incluso del pensamiento. El multilingüismo en el hombre se convierte en un acto reflejo, casi inconsciente. Es decir, se deja de saber en qué idioma se está viviendo hasta que, en un determinado momento, un hecho externo nos saca de nosotros mismos para hacernos tomar conciencia de en qué idioma estábamos sintiendo. El multilingüismo está vinculado a cada una de las múltiples almas que, a lo largo de su vida, desarrolla el hombre en su interior.

Aquella noche, mi amante y yo hablábamos saxón. Con él todo sucedía a toda prisa, en un espacio reducido y a media luz. Las palabras escaseaban para dar paso a los jadeos del alma que el ardor de nuestros cuerpos provocaba. Los besos se entremezclaban con el penetrar brusco de su sexo, en una vorágine de deseo inasible y sentimientos: lenguas de fuego ardiente luchando por devorarnos mutuamente. Su cuerpo se fundía en mi cuerpo, volviéndolos indistinguibles a la escasa luz de aquella habitación. Me corría una y otra vez. Todo ocurría deprisa. Y tan rápido como empezó nuestra breve historia de amor, asi acabó.

Continue reading

Advertisements